Campaña de los pobres
Nijmie Zakkiyyah Dzurinko

Nijmie Zakkiyyah Dzurinko, copresidenta de la Campaña de la Gente Pobre en Pensilvania, co-fundadora de Put People First! Pensilvania

Nijmie Zakkiyyah Dzurinko creció en una ciudad siderúrgica en el oeste de Pensilvania, cuando  la industria se estaba cerrando y la ciudad comenzaba a  desvanecerse  sin ninguna otra economía para tomar su lugar. Cuando se mudó a Filadelfia a la edad de 16 años, se involucró con la Union de Estudiantes de Filadelfia, y más tarde se unió al Programa de Academico de la Pobreza  en el Kairos Center. En 2013 cofundó  la organización “ Put People First! PA”  (Poniendo a la Gente Primero, PA) y continúa impulsando campañas que se  centran en el cuidado de salud  como un problema  que une a las personas  a través de la raza y la geografía. Nijmie es copresidenta de la Campaña de la Gente Pobre en Pensilvania.


Soy mujer negra e indígena, y crecí en un pueblo en Pensilvania Occidental llamado Monessen que estaba en medio de la desindustrialización. Tuve un comienzo intenso en la vida - se lo mató a mi padre mientras mi madre estaba embarazada de mí, y solo estaba yo con ella por unos diez días antes de que me diera a sus padres. No estaban muy contentos con tener otro nieto para cuidar, pero por suerte me acogieron.

Mi abuelo era obrero siderúrgico, por lo que vi esa industria se cierra y sale, se quitan los medios de vida y se vacía el pueblo - como tantos lugares en Pensilvania donde los capitales se fugan, y no tiene un alternativo para automáticamente.

De niña, mi abuela me educaba en casa hasta que cumplí siete años cuando pasé el examen para matricular en el cuarto grado y empecé en la escuela pública. Por el estrés y la disfunción de mi casa, quería estar en la escuela tanto como sea posible. Cuando tenía 11 años, mi tío John nos llevó a otro lado del estado a una casa pequeña a tiro de piedra de la frontera de una ciudad en el distrito escolar bien financiado de Lower Merion para que tuviera una mejor educación pública. Había vivido en Filadelfia desde que tenía 16 años cuando me mudé de la casa a mi dormitorio universitario en la Universidad de Pensilvania.

Nijmie Zakkiyyah Dzurinko

Mi juventud y mis experiencias como una joven hijo lo que me empujaron a involucrarme en cambiar la sociedad. No me crié en una familia organizada o un contexto que era radical en cualquier manera - con dos específicos. Mi abuelo era un miembro del sindicato, y recuerdo escribir un ensayo sobre por qué los sindicatos eran importantes que me ganaron un premio y una oportunidad para hablar en la feria estatal. En segundo lugar, me enseñó mi abuela sobre Jesús.

Pero en general no era parte de una familia que me politizaba, era mi experiencia en la vida actual que lo hacía. Me hizo querer trabajar con los jóvenes, lo cual es una de las cosas que me atrajo a ser voluntario de Americorps, construir los jardines comunitarios con los jóvenes de Filadelfia del Norte y después trabajar con la Unión de Estudiantes de Filadelfia. No sabía nada sobre la organización política, solo quería ser una persona que estaba allá para apoyar a los jóvenes. Pero así es cómo comencé a aprender sobre la organización, y eso es lo que mandó una travesía, lo cual ha involucrado varias fases de crecimiento, la construcción de varias organizaciones y el aprendizaje con el tiempo.

Una de las experiencias formativas que me influyó como una organizadora era el involucrarme con la Iniciativa de Pobreza, el cual es ahora el Centro Kairos, en 2005, con R. Dra. Liz Theoharis y Willie Baptist. El Programa de Pobreza Académicos juntó a los líderes de distintas organizaciones de personas pobres y desposeída de clase trabajadora en toda la nación para desarrollar relaciones, estudiar la economía política y la teología de la liberación y sumergirnos en diferentes contextos en toda la nación.

Ser parte del proceso desde 2005, desarrollar esta red de relaciones y publicar el llamado para recomendar la Campaña de la Gente Pobre en 2008, 10 años antes del 50 aniversario de la campaña original, ha sido una parte muy importante de mi crecimiento y aprendizaje.

¡Poner a las personas primero! Pensilvania

Cuando fundamos ¡Poner a las personas primero! Pensilvania en 2013, decidimos enfocar en la asistencia médica. Nos inspiramos por la victoria histórica en 2011 del Centro de trabajadores de Vermont que aprobó una ley para la asistencia médica como un derecho en la legislatura. Dos de las divisiones más grandes entre la clase trabajadora de Pensilvania son la raza y la geografía. La asistencia médica se ha probado como un asunto que puede unir a la gente sobre las divisiones. Todos tienen un cuerpo. Nuestras experiencias no son las mismas, pero la asistencia médica es algo que todos necesitan.

Dos de las divisiones más grandes entre la clase trabajadora de Pensilvania son la raza y la geografía. La asistencia médica se ha probado como un asunto que puede unir a la gente sobre las divisiones. Todos tienen un cuerpo. Nuestras experiencias no son las mismas, pero la asistencia médica es algo que todos necesitan.

También tenemos que hay lugares donde no se trata la asistencia médica como un producto y se trata como un derecho. Sabemos que era posible transformar el sistema de asistencia médica y que hacer eso significaría ser parte de una transformación social más grande.

Nuestro meta es construir las comunidades permanentemente organizadas, lo que significa que la gente va a tener que ser parte de una lucha a lo largo de muchos años. No es sobre juntar a la gente a corto plazo - es realmente reconocer que transformar la sociedad en la manera de que habla la Campaña de la Gente Pobre es sobre la lucha a largo plazo.

Lo que hacemos en Pensilvania es construir una organización en cada lugar que podamos. Lleva tiempo, pero hemos tenido progreso en los últimos ocho años. Ahora tenemos miembros del Ejército no violento de Medicaid en 17 contados, y tenemos los Comités de derechos de atención médica en nueve contados en la nación.

¡Poner a las personas primero! Pensilvania

Para la clase trabajadora, no es sobre ser demócrata o republicano, es sobre qué han sido nuestras experiencias y el interés que tenemos en cambiar el sistema. Organizamos a la gente que tiene interés en cambiar el sistema. Y eso es la mayoría de la gente tanto si están afectados de ello ahora o no. Mucha gente está consciente de ello porque vivimos cada día con sus efectos, y no está contento con cómo van las cosas.

Organizamos a la gente que tiene interés en cambiar el sistema. Y eso es la mayoría de la gente tanto si están afectados de ello ahora o no.

La asistencia médica es un punto muy fuerte para la clase trabajadora, y en nuestra situación un punto débil para la clase dominante. La clase dominante es un sector resistente de la recesión para botar sus capitales, pero está en la lucha ideológica porque ya no hay ninguna justificación para prevenir a nadie que tenga la asistencia médica por el costo u otra razón. Y no hay razón por qué se deben enriquecer los accionistas y los CEOs de nuestros dolores, enfermedades y muertes.

Durante la pandemia, la locura de volverse cerrados los hospitales, despedir a los trabajadores de la asistencia médica, la falta del equipo protector personal y las pruebas médicas y las condiciones peligrosas de las residencias de ancianos se pone muy clara. Todas estas cosas que ocurren no tienen sentido. No se pueden justificar. La situación de ayuda a la clase trabajadora - si nos enfrentamos a la lucha de la asistencia médica, es una lucha de clase. Si podemos dar un golpe a la clase dominante en el punto de su debilidad y nuestra fuerza - ese es un golpe en cada frente.