Campaña de los pobres

Por Kathleen Shaw | Daily News-Record (Harrisonburg)

Jul 21, 2020

Los trabajadores de las plantas avícolas han estado luchando por un mejor tratamiento durante los últimos meses a medida que aumentaron los casos de COVID-19 en la región. Sin embargo, Carlos Ramos dijo que su maltrato en las plantas ha durado casi dos décadas.

Más de 100 personas se reunieron en Court Square el lunes por la noche para una manifestación de solidaridad con los trabajadores y la gente de color en conjunto con el movimiento nacional, Huelga por Vidas Negras, organizado en parte por Service Employees International Union.

Inmigrante de El Salvador y beneficiario del programa de Estatus de Protección Temporal, Ramos ha trabajado durante 18 años en una planta avícola de Dayton. Con el mundo encerrado, ahora se lo considera un trabajador vital, pero dijo que el reconocimiento no ha llevado a ninguna mejora en el tratamiento.

“A pesar de que se nos considera esenciales, las empresas no se preocupan por nosotros”, tradujo Paloma Saucedo, residente de Harrisonburg, para Ramos en la manifestación del lunes.

La demografía de la multitud incluía a personas de diversas edades y razas en el césped del juzgado para expresar su preocupación por la violencia intrínseca contra los negros y morenos en las industrias e instituciones locales.

Organizados por capítulos locales de Black Lives Matter, Community Solidarity with Poultry Workers, Poor People's Campaign y Virginia Organizing, la multitud de defensores de la justicia racial se arrodilló, recitó y escuchó a los oradores que exigieron varios cambios en las políticas locales, como un salario mínimo de $ 15, universal salud, sindicatos para todos y justicia para el racismo estructural en las escuelas y lugares de trabajo.

Después de que el anfitrión y ex candidato al Concejo Municipal de Harrisonburg, Luciano Benjamin, abriera el evento a las 6 pm, el coordinador del área de la Campaña de los Pobres, AJ Young, Jr., leyó una lista de personas negras que murieron a manos de la policía antes de dirigir un momento de silencio durante ocho minutos, 46 segundos.

La marca de tiempo se adoptó como una forma de solidaridad con las vidas de los negros, lo que representa el momento en que George Floyd fue atrapado bajo la rodilla del ex oficial de policía de Minneapolis, Derek Chauvin, antes de morir el 25 de mayo.

Durante esos aproximadamente nueve minutos, Court Square fue todo menos el sonido de las ramas crujientes, el gorjeo de los pájaros y los motores que pasaban.

“La Campaña de los Pobres se ha alineado con los trabajadores avícolas, los trabajadores de la comida rápida y los trabajadores de la salud. ... Es preocupante cómo de repente estos trabajadores se consideran esenciales cuando lo han sido todo el tiempo ", dijo Young, citando a Kroger, McKee Foods y Hershey como ejemplos líderes de corporaciones que" rocían "beneficios para apaciguar a los trabajadores de primera línea en lugar de implementar pago de riesgo o suministro de equipo de protección personal.

“Si bien la gente no puede permitirse comer todos los días”, continuó Young. “Nos tomó 401 años llegar a $ 7.25 la hora. Es abominable ".

También se llevó a cabo un segundo momento de silencio en memoria del ícono de los derechos civiles John Lewis, quien murió el fin de semana.

La pareja de Harrisonburg, Gabe Huck y Theresa Kubasak, han asistido a casi todas las manifestaciones de justicia racial en los últimos meses, portando una pancarta diferente cada vez. El letrero del lunes decía: "El VOTO es la HERRAMIENTA NO VIOLENTE MÁS PODEROSA QUE TENEMOS ...", citando a Lewis.

“Nuestro letrero de hoy honra a John Lewis, que descanse en paz. Nos enseñó mucho sobre la justicia en los años 60 ”, dijo Kubasak.

Dos raperos locales, Raiquan Thomas y Maleke Jones, que actúan individualmente bajo los nombres de Raiquan y Meechy Jay, interpretaron varias canciones originales sobre la búsqueda de justicia y responsabilidad. Thomas, un recién graduado de la Universidad James Madison y empleado de la escuela secundaria de Harrisonburg, interpretó las canciones "Changed Up" y "Put In The Work", que terminaron encabezando el grito "arresten a los policías que mataron a Breonna", en referencia a Breonna Taylor, quien murió luego de recibir disparos de agentes del Departamento de Policía de Louisville Metro al entrar por la fuerza a su casa el 13 de marzo.

Durante la manifestación se discutieron varias facetas de Black Lives Matter, pero varios grupos de defensa abordaron las injusticias interseccionales compartidas por todas las personas de color.

La coalición formada localmente para la defensa, la respuesta y la organización de los latinos (CLARO), que trabaja con grupos como el capítulo de Harrisonburg de la Alianza Nacional de TPS y Faith in Action, estuvo representada por el miembro Carlos Aleman.

“Su lucha es mi lucha; tu lucha es mi lucha ”, tradujo Alemán a la multitud, hablando de cómo el racismo está entrelazado con la historia del país, que se remonta al siglo XVIII y en políticas modernas como la Ley Patriota y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos. "Estas son diferentes formas de violencia contra los negros".

En los escalones que conducen al palacio de justicia, Virginia Organizing tenía una mesa con solicitudes de registro de votantes y restauración de derechos para delincuentes convictos.

Patrick Fritz, un graduado de Fort Defiance en 1996, habló sobre su experiencia y observaciones como latino que crecía en el Valle de Shenandoah. A los 13 años, comenzó a trabajar en el servicio de alimentos para ayudar a su familia a pagar el alquiler y eventualmente aspiró a convertirse en chef, pero dijo que sus opciones financieras después de graduarse eran plantas militares, de metanfetamina o avícolas.

“Todos conducen a un trauma físico y emocional ya una muerte prematura. … No ha cambiado mucho desde 1996 ”, dijo. "La industria prospera con la explotación de cuerpos negros y marrones".

Ramos dijo que ve un cambio en el horizonte y espera que algún día las industrias puedan respetar a todas las personas por igual, como se ve a los ojos de Dios.

“Todos somos parte de este hermoso país. Actualmente atravesamos tiempos difíciles, pero juntos podemos salir adelante. Nadie es superior o superior a nadie en este país porque todos somos hijos de Dios ”, dijo Ramos a través de un traductor.

Para leer el artículo completo, haz clic aquí.