Campaña de los pobres

BY

Obispo William J. Barber II, D.Min. Pastor, Greenleaf Christian Church (Discípulos de Cristo) Presidente y fundador de Repairers of the Breach Copresidente de la campaña de los pobres: un llamado nacional para el resurgimiento moral

Contacto: Martha Waggoner | mwaggoner@breachrepairers.org 

Me siento honrado de estar aquí en el Vaticano en la fiesta de San Francisco para compartir con ustedes en nombre de la Campaña de los Pobres: Un Llamado Nacional para el Avivamiento Moral en mi hogar, los Estados Unidos de América. Mientras Francisco una vez caminó por esta tierra proclamando buenas nuevas a los pobres, los pobres y rechazados de mi país marchan y se sientan hoy para declarar las buenas noticias de que una economía moral es posible en nuestro tiempo. 

El Santo Padre abrazó la vocación de San Francisco cuando eligió su nombre pontificio, y ha respaldado la obra del Espíritu Santo en los movimientos de los pobres de hoy en su encíclica Fratelli Tutti. Por eso he venido a compartir lo que hemos aprendido y estamos aprendiendo en nuestra campaña como una forma de contribuir a este trabajo continuo de proclamar la buena nueva de Dios de que los pobres y los rechazados de la sociedad tienen la bendición de conducirnos en la revolución de valores que el mundo tanto. necesita desesperadamente. 

La Campaña de los Pobres ha adoptado un marco de fusión moral para organizar a las personas pobres y de bajos ingresos. Está guiado por una teología y una sociología particulares, las cuales surgen de las luchas por la libertad arraigadas en la fe de generaciones. Permítanme primero esbozar algunos de nuestros compromisos teológicos básicos.

1. El profeta Isaías declara: “¡Ay de los que legislan el mal y privan a los pobres de sus derechos y niegan la justicia a mi pueblo, haciendo de las viudas su presa y robando a los huérfanos! ¿Qué harás el día del juicio final, cuando el desastre venga de lejos? ¿A quién acudirás en busca de ayuda? ¿Dónde dejarás tus riquezas? " 

Isaías 58 enseña que cuando intentamos participar en una actividad religiosa sin perder las ataduras de la maldad política y rehusar honrar la imagen de Dios en todas las personas, especialmente en los pobres, una nación establece su propia destrucción y deshabilita su capacidad para ser un ilustrado. nación que pueda reparar sus infracciones.

Entendemos que si la legislación retrógrada y la negativa a actuar pueden robar a los pobres, entonces la legislación también puede corregir el robo y restaurar el propósito real y la posibilidad de la sociedad. La pobreza sistémica no es el resultado acumulativo de fracasos individuales. La gente en el poder ha tomado decisiones y las ha escrito en la política fiscal, la política de guerra y los presupuestos gubernamentales. La extrema disparidad entre la décima parte del 1 por ciento que tiene más dinero del que podría gastar y la mitad del mundo que lucha por sobrevivir todos los días es el resultado de decisiones políticas que la Biblia condena una y otra vez como pecado. Debemos tener claro que la vocación de los líderes religiosos de hoy es condenarlos también y ofrecerles una gracia, una salvación, una salida a una forma de vida que también implosionará a su alrededor.

2. Hay una segunda convicción teológica que informa la organización de la fusión moral. Los líderes religiosos han apoyado con demasiada frecuencia la actividad depredadora, y es necesario que los testigos proféticos se interpongan en la brecha. El profeta Ezequiel desafió a los líderes políticos de su época, diciendo que devastaban a los pobres como un lobo devasta a su presa. Pero no se detuvo ahí. Continuó diciendo que los líderes religiosos blanquearon las acciones de los políticos malvados, dándoles un barniz de religiosidad. Nuestra campaña es muy clara en que el nacionalismo religioso de hoy presenta una amenaza existencial para los pobres porque ofrece una cobertura teológica y espiritual para una agenda política que trata a las corporaciones como personas y a las personas como cosas. Para construir un movimiento moral para una economía moral, un testimonio diverso y profético de los líderes religiosos debe permanecer en la brecha y desafiar la violencia política que respaldan los nacionalistas religiosos.

3. Una tercera convicción teológica en el corazón de nuestro trabajo proviene directamente de Jesús, quien comenzó su ministerio público en Nazaret proclamando las buenas nuevas a los pobres, y específicamente a los empobrecidos por sistemas injustos. Este no es un trabajo que la iglesia, con todas sus riquezas mundanas, pueda hacer a favor de los pobres. No, los pobres deben estar en el centro del ministerio público. Los líderes religiosos no están llamados a hablar por los pobres, sino a estar al lado de los movimientos populares que ya están levantando el llamado de Dios al amor y la justicia en la tierra.

4. En cuarto lugar, hemos aprendido que la narrativa del capítulo 5 de Amós ofrece un principio que debe ponerse en práctica: para que la justicia fluya como las aguas, debe haber un remanente de personas que estén dispuestas a interrumpir de manera no violenta a los injustos. sistemas. En ese texto, Dios promete ayuda divina para los pobres que claman justicia. Dice: “Sal a la calle. Grita en los mercados ". La acción directa noviolenta para exponer la violencia de la pobreza sistémica es necesaria para cualquier movimiento para acabar con la pobreza. 

Jürgen Moltmann ha escrito que “la fe, dondequiera que se convierta en esperanza, no causa descanso sino inquietud, no paciencia sino impaciencia. No calma el corazón inquieto, sino que es en sí mismo este corazón inquieto en el hombre. Aquellos que esperan en Cristo ya no pueden soportar la realidad tal como es, sino que comienzan a sufrir bajo ella, a contradecirla ”.

5. Y debemos ser claros: también es una convicción teológica que Dios quiere acabar con la pobreza. Este es el testimonio de Pentecostés. Cuando el Espíritu cayó sobre la gente y recibieron el poder de vivir de la manera que Jesús les había mostrado, la Biblia dice que "ninguno de ellos tenía necesidad". El Espíritu Santo acabó con la pobreza entre los primeros cristianos porque ese es el deseo de Dios. Y no solo para la iglesia ...

6. Nuestra convicción teológica final es que las naciones serán juzgadas por el trato que reciben los más pequeños. Esto es lo que leemos en Mateo 25, pero con demasiada frecuencia el Juicio Final se lee a través de una lente individualista. Esta no es la historia de Dives y Lazarus. Mateo 25 no dice que el rico será juzgado por cómo trató al pobre en su puerta (aunque esto también es cierto). Mateo 25 dice que en el Juicio Final cada nación será juzgada por cómo elegimos dar la bienvenida a Jesús o rechazarlo en los pobres, los hambrientos, los enfermos y los encarcelados. 

Estas convicciones teológicas nos recuerdan una y otra vez por qué la campaña de los pobres en cualquier lugar debe ser un movimiento moral. Debe ser un llamado nacional a la reactivación moral. Pero también nos guían varios conocimientos sociológicos, que informan nuestros esfuerzos para construir coaliciones de fusión entre los pobres y a través de las líneas de raza, clase, fronteras y sexualidad que tan a menudo dividen a los pobres y los enfrentan entre sí.

1. En primer lugar, mi copresidenta, la Rev.Dr. Liz Theoharis, una erudita presbiteriana, armenia y del Nuevo Testamento, y estoy de acuerdo con el santo mártir, el ex arzobispo Oscar Romero, en que la iglesia, confiada con la gloria de la tierra, cree que la imagen del Creador está en cada persona y que todo el que la pisotea ofende a Dios. El reverendo Theoharis cita a menudo al arzobispo Romero cuando dijo: “Algunos quieren mantener un evangelio tan incorpóreo que no se involucre en absoluto en el mundo que debe salvar”.

Y estamos de acuerdo con la Declaración de Derechos Humanos de la ONU en que muchas cosas que algunas naciones han tratado como privilegios son de hecho derechos humanos. Si, como sociedad, no logramos satisfacer estas necesidades básicas de algunas personas, estamos creando una disparidad que conducirá a la violencia. Es un acto de violencia dejar que un niño pase hambre. Es un acto de violencia negar una atención médica o una educación de calidad a los pobres. Y cuando permitimos políticas que perpetúen esta violencia, estamos sembrando las semillas de la guerra, la migración masiva y la catástrofe climática.

2. En segundo lugar, estamos de acuerdo con el Santo Padre en Fratelli Tutti en que los llamados valores de mercado que anteponen las ganancias a la vida de las personas son mortales y amenazan al mundo natural mismo. Nuestra experiencia nos lleva a cuestionar la economía del crecimiento ilimitado y la fe en una "Mano Invisible" que resolverá las disparidades que inevitablemente surgen de ella. En términos más simples, sabemos que las cosas como son no son como tienen que ser. Podemos optar por organizarnos a nosotros mismos y a nuestros recursos de manera diferente. Esta visión sociológica sugiere que los movimientos para el cambio social tienen un papel importante que desempeñar no solo en el cambio de políticas, sino también en el cambio de la narrativa sobre lo que es posible dentro de la sociedad.

3. En tercer lugar, sabemos por nuestro estudio de la historia que siempre se utilizarán cuestiones de división para tratar de dividir coaliciones de personas pobres que quieran lograr justicia en la sociedad. En el contexto estadounidense, que ha dado forma a la economía mundial desde el siglo XX, la mentira de la raza se utilizó para justificar la explotación de algunas personas para el beneficio económico de otras. Pero la mentira que convirtió a los negros pobres en esclavos no benefició a la mayoría de los blancos pobres. Simplemente les decía que tal vez no tuvieran mucho, pero que al menos eran mejores que una persona negra. Las coaliciones de fusión de negros, blancos y marrones deben exponer estas mentiras que se utilizan para dividir a los pobres y demostrar cómo las políticas que se elevan desde la base de cualquier sociedad benefician a la mayoría de la gente. 

4. Desde la perspectiva de Estados Unidos, nuestra Declaración de Independencia ofrece un precedente para que las personas que han sufrido una “larga serie de abusos” se levanten y reorganicen un gobierno que sirva al pueblo. 

Basándonos en estas convicciones, nos organizamos en 2018 para relanzar la Campaña de los Pobres que el Dr. King y muchos otros habían lanzado 50 años antes en 1968. Y en casi todos los estados de EE. UU. Durante los últimos tres años, hemos estado organizando personas desde el análisis moral. , articulación moral y acción moral que se compromete a utilizar todas las formas de no violencia para desafiar la desigualdad extrema e insistir en que podemos reconstruir una economía rota. Creemos que hay injusticias entrelazadas que deben abordarse simultáneamente: la pobreza sistémica, el racismo, la devastación ecológica, la negación de la atención médica y la vivienda, una economía de guerra y la narrativa moral distorsionada del nacionalismo religioso.

En nuestro trabajo, hemos desarrollado juntos estos 14 pasos hacia adelante que esperamos puedan tener algún nivel de transferencia en todo el mundo.

14 pasos hacia adelante juntos hacia una tercera reconstrucción

1. Participar en la organización de base liderada por indígenas en todo el estado. 

2. Utilizar lenguaje moral para enmarcar y criticar las políticas públicas, independientemente de quién esté en el poder. 

3. Demostrar un compromiso con la desobediencia civil que sigue los pasos de la acción noviolenta y está diseñado para cambiar la conversación y la conciencia públicas. 

4. Construir un escenario desde el cual levantar las voces de la gente pobre y de escasos recursos que se ve afectada por políticas inmorales. 

5. Reconocer la centralidad de la raza y el racismo en todo el mundo. Debemos desafiar el daño continuo en el pensamiento y la política cuyas raíces se remontan a las nociones pecaminosas del destino manifiesto, la Doctrina del Descubrimiento y la esclavitud de bienes muebles basada en la raza.

6. Construir una coalición amplia y diversa que incluya líderes morales y religiosos de todas las religiones. 

7. Diversificar intencionalmente el movimiento con el objetivo de ganar aliados inverosímiles. 

8. Construir relaciones de coalición transformadoras a largo plazo basadas en una agenda clara que no mida el éxito solo por los resultados electorales. 

9. Comprometerse seriamente con el análisis académico y empírico de la política. Tener un núcleo de activistas académicos que constantemente anoten y defiendan las demandas y críticas del movimiento. De hecho, debemos redactar las políticas que deberán cambiar, no solo decir que deben redactarse. Nuestra campaña ha presentado un Presupuesto Moral al Congreso de los Estados Unidos y ha impulsado una Resolución de la casa por una Tercera Reconstrucción para acabar con la pobreza y la escasez de riqueza de abajo hacia arriba.

10. Para cambiar la narrativa y generar preocupación y poder, coordine el uso de todas las formas de redes sociales: video, texto, Twitter, Facebook, etc. 

11. Participar en el registro y la educación de votantes. 

12. Siga una estrategia legal sólida. Siempre que haya foros legales para desafiar los sistemas de opresión y las políticas de lucha contra la muerte y la generación de pobreza, use esos foros.

13. Involucrar la música, los himnos, la poesía y las artes culturales al servicio del movimiento. Debemos tener una teomusicología del movimiento que utilice todas las formas de música y letras para transmitir el mensaje.

14. Resista la mentalidad de “un momento”; estamos construyendo un movimiento! 

La iglesia debe tener un clamor moral profético y debe ayudar a fomentar otra forma de ver el mundo. Un movimiento con gente pobre y de escasa riqueza, líderes servidores religiosos morales y defensores sociales académicos debe impulsar una imaginación moral penetrante. Una de las primeras obras de un movimiento profético es provocar un cambio en la imaginación moral. Hemos aprendido de nuestra lectura de textos sagrados, nuestro estudio de la historia y nuestro compromiso en las luchas por la justicia que los líderes morales tienen una capacidad única para proclamar la verdad frente al engaño. Debemos romper el hechizo que la opresión busca ejercer sobre la humanidad y su creencia sobre lo que es posible.  

En palabras que a menudo se atribuyen a San Francisco de Asís, nuestro movimiento ha aprendido a orar: 

Que Dios te bendiga con malestar
En respuestas fáciles, medias verdades y relaciones superficiales,
Para que podamos vivir en lo profundo de tu corazón.
Que Dios te bendiga con ira
Ante la injusticia, la opresión y la explotación de las personas,
Para que trabajes por la justicia, la libertad y la paz.
Que Dios te bendiga con lágrimas
A verter por los que sufren dolor, rechazo, hambre y guerra,
Para que extiendas tu mano para consolarlos y convertir su dolor en gozo.
Y que Dios te bendiga con suficiente tontería
Creer que puedes marcar la diferencia en este mundo
Para que pueda hacer lo que otros afirman que no se puede hacer.

Desde este lugar manejamos la verdad de que la pobreza no tiene por qué existir. Es nuestra creación, no la de Dios. La verdad es que no deberíamos preguntarnos: "¿Cuánto cuesta?" para abordar la pobreza, pero ¿cuánto nos está costando NO hacerlo?

La verdad es que las políticas morales también son buena política económica.

Necesitamos una Campaña de los Pobres en todo el mundo y un llamado mundial al renacimiento moral. El 18 de junio de 2022 estamos planeando una Asamblea masiva de trabajadores pobres y de bajos salarios y marcha moral en Washington que esperamos que otros se unan en sus países alrededor del mundo. No sabemos de ninguna transformación importante que no haya resultado de un movimiento moral, desde la abolición en los EE. UU. Hasta los movimientos laborales en EE. UU. Y Europa, hasta el movimiento para acabar con el apartheid en Sudáfrica y los movimientos populares por la democracia en el primero. Bloque comunista. Los líderes religiosos deben unirse a los pobres y participar en la plaza pública; no simplemente en los confines del santuario. Por eso rezo contigo las palabras del autor del himno:

Cura la locura guerrera de tus hijos;
somete nuestro orgullo a tu control;
avergüenza nuestra alegría desenfrenada y egoísta,
rico en cosas y pobre de alma.
Concédenos sabiduría, concédenos coraje,
para que no perdamos la meta de tu reino,
para que no perdamos la meta de tu reino.

Sálvanos de la débil resignación.
a los males que deploramos.
Deja que la búsqueda de tu salvación
Sé nuestra gloria por siempre.
Concédenos sabiduría, concédenos coraje,
Para afrontar esta hora.